Sierra de Segura y Castríl

 

Ruta: Cuarto del Pinar - Cañada La Mienta - Prados del Conde - Cañada Mergosa - Loma de La Paja

 

Ruta - Circular

Longitud - 29,5 km 

Duración - 9:04h (Aprox.)

Desnivel Acumulado - 983 mts. 

Altitud máx. - 1900 mts

Ruta realizada por la Sierra de Segura y Sierra de Castríl.

Comenzamos junto al puente que hay en la Rambla de los Cuartos. Empezamos la ruta por el camino que va al Pino Galapán. Un cartel lo indica. A 1,5 km aproximadamente llegamos a la tinada y tornajo de Prado Flores, también hay una curiosa y bonita formación rocosa en este lugar. Justo enfrente de la tinada hay un camino que nosotros cogemos, dejando el que va al pino Galapán para iniciar nuestra andaduras por la zona del Cuarto del Pinar. Un recorrido cómodo y precioso. Nuestro destino es llegar a la vieja caseta de vigilancia que hay en lo más alto, situada a 1801 metros. Pronto llegamos al final del camino, a pies de la ladera donde se encuentra la caseta. La subida hasta ella es campo a través, un poco inclinada pero se sube bien a ella. Durante este recorrido hemos tenido unas vistas preciosas, mejores aún desde la caseta. A nuestra izquierda tenemos el Calar de Las Palomas y La Loma de la Paja. Al frente y a lo lejos  tenemos el Almorchón, Piedra del Cuervo, El Galayo, etc. A nuestra derecha tenemos la Cuerda de Las Cabañuelas, destacando El Banderín con sus 1966 metros y La Sagra de fondo.  Después de descansar y disfrutar de las vistas continuamos caminando campo a través en busca del camino que baja a la Cañada La Mienta. Una vez que llegamos a él, lo abandonamos pronto, enlazando con otro camino que rodea el Cuarto del Pinar, abandonándolo a 1,5 km aproximadamente para descender campo a través por un barranquillo cómodo que nos dejaría al principio de la Cañada La Mienta. Ya desde aquí enlazamos con el camino que cruza dicha cañada y que nos llevaría al cortijo Cañada la Mienta. Allí descansamos un buen rato, junto al gran tornajo que hay. Continuamos la ruta por el camino, ascendiendo cada vez más y con unas vistas preciosas a la cañada y Cuerda de las Cabañuelas. Este camino ya se acaba y enlaza con otro que va a la zona del Risco del Duende y Campos de Hernán Perea, nosotros giramos hacia la izquierda, por la zona de la Cruz del Marranero, donde se encuentra un pozo de nieve que más tarde vemos. A la vista tenemos las zonas del Risco del Duende, Sierra Seca, Morra del Pardillo, morra de la Tachuela, El Caballo, Peña Vaquera, etc. Después de caminar unos dos kilómetros aproximadamente llegamos a la zona del Peñón del Toro, donde tenemos unas magníficas vistas a estas dos grandes moles y a la inmensa Sagra, con sus (2381 metros). También vemos al fondo el Embalse de San Clemente, La Retamosa, Sierra de Marmolance, Sierra del Muerto, etc.

Continuamos nuestro recorrido buscando el camino que antes abandonamos para ir al pozo de nieve y que esta vez nos llevará hacia los Prados del Conde, haciendo alguna que otra trocha para quitarnos camino y kilómetros. Pronto llegamos a los prados, pasando por una tinada y una piedra con una forma también curiosa y girando en esta zona hacia la izquierda en busca del refugio Prados del Conde, que a lo lejos lo vemos situado en un lugar muy bonito. Un gran tornajo y manantial hay justo enfrente del refugio, a él vamos a rellenar nuestras botellas de agua y a refrescarnos. En el refugio descansamos un buen rato y continuamos caminando hacia la Nava del Risco del Duende, cruzándola cómodamente por unas zonas muy húmedas hasta llegar al final de ella, donde una corta pero inclinada subida nos espera para luego enlazar con otro camino que cruza la Loma de Chiclana. Por esta zona el camino es muy pedregoso e inclinado, haciéndose pesado de andar. Las vistas a Sierra Nevada desde este lugar son preciosas, destacando sus cumbres más altas. La zona de las Pajareras también se veía preciosa a lo lejos. Una vez que remontamos la Loma de Chiclana, empezamos a descender hacia los Campos de Hernán Perea, que se veían preciosos y con muchos neveros. Nuestro destino es el refugio de Cañada Mergosa, a él llegamos descendiendo por el camino  hasta llegar a las llanuras de los campos. Después de descansar otro buen rato, continuamos por el camino que va al Pino Galapan. A un par de kilómetros aproximadamente lo abandonamos y giramos hacia la izquierda, pasando por el Cortijo de la Pinadilla y su tinada. Nuestro próximo destino es el refugio de la Loma de La Paja, a él hay que ir campo a través, subiendo y bajando un cerro hasta llegar a la ladera donde se encuentra el refugio, que también hay que ascender hasta llegar a él. Las vistas a los campos son alucinantes y a la cuerda de las Banderillas que la tenemos justo de frente. Volvemos por nuestros mismos pasos en busca del camino de la Loma de La Paja. Un camino que antes existía y que ahora lo han labrado y ha desaparecido. La labor estaba muy fresca y embarrada y decidimos seguir caminando por lo no labrado hasta enlazar con el camino que va al Cortijo de la Loma de la Paja. Allí nos encontramos a  JOSÉ TOMAS. Este hombre fue el que vivió en el cortijo y llevaba todas las labores de esa gran campiña que lo rodea, (La Loma de la Paja) y que ahora están labrando, y digo labrando, porque según nos contó esta persona, la última vez que labraron estos campos fue en 1974, y fue él hace 42 años. Fue todo un placer el escuchar a José Tomas contarnos mucha de la historia de esta zona, su vida e incluso la de sus 5 hijos. Se nos caía la baba escuchar su palabras, muchas de ellas acabadas el (L), como muchos serranos hablan jejee. Menudo final de ruta tuvimos. ¡Gracias José Tomas!. Continuamos nuestra marcha y pronto llegamos a enlazar con el camino que nos dejaría en el principio y final de ruta, pasando antes por la Rambla del Borbotón y de Los Cuartos, hasta llegar al puente donde teníamos el vehículo.

 

 

Recorrido

Tinada de Prado Flores

Viejo tornajo de Prado Flores

Curiosa formación que hay por Prado Flores

Camino Cuarto del Pinar

A la vista la caseta del Cuarto del Pinar

Tinada Prado Flores, El Galayo, Piedra del Cuervo, Almorchón...

Largos pinos hay por esta zona

Ya empezábamos a ver a lo lejos el Calar de Las Palomas 

Cuerda del Calar de Las Palomas

La otra parte del Calar de las Palomas

Caseta abandonada del Cuarto del Pinar

Navilla que hay a espalda de la caseta

El grupo de la ruta con: Ramón, Juan, Moy y José Andrés

Dejando la caseta atrás, en busca del camino que va a la Caña de La Mienta

La Sagra asomaba al fondo

Por el camino que bordea un poco los Cuartos y que acaba en una zona de colmenas de abejas

Por la cañada La Mienta

Este camino es el que cruza toda la cañada, pasando por su cortijo

Tornajo de chapa y madera que hay junto a un corral

Tornajo que hay junto al Cortijo Cañada la Mienta

Cortijo Cañada la Mienta

Por esa zona de la Cañada la Mienta se veían varios tornajos y una alberca

Parte final de la cañada por donde pasariamos

Vistas a la cañada por la que cruzamos anteriormente

Por el Risco del Duende

De fondo Sierra Seca

Morra del Pardillo, Morra de la Tachuela, El Caballo, Hoyo Barceló...

Vista atrás!!

Peña Vaquera

En esta llanura se encuentra el pozo de nieve. No sabia fijo donde estaba situado y unas viejas rodadas me guiaron hasta él.

Pozo de nieve que hay por la Cruz del Marranero (Sierra de Castríl)

La Sagra (2381 metros)

Peñón del Toro

La Sagra y Peñón del Toro

Embalse de San Clemente, La Retamosa, Sierra de Marmolance, Sierra del Muerto...

Prados del Conde

Ya se veía el refugio bastante bien

Curiosa piedra la que hay antes de llegar a una tinada (de lejos parece la de las mil pesetas)

Tinada junto al camino

Camino que va hasta el refugio de los Prados del Conde

Fuente seca que hay al lado del refugio

Manantial Fuente de los Tornajos de Marfil "Prados del Conde" (Sierra de Castríl)

El manantial de la fuente

Que buen caño de agua salia del manantial y que fresquita

Vistas del tornajo desde el refugio

Interior del refugio Prados del Conde. Un refugio con planta alta.

Hacia nava del Risco del Duende

Muchos chortales y  manantiales vimos durante el recorrido producidos por el deshielo

Una maravilla el cruzar la llanura del Risco del Duende, luego la subida fue mas jodia, jaja..

Muchos bonitos rincones esconden estos lugares

Una gran alfombra verde parece que nos pusieron en esta zona, ya que nos esperaba una subida por un camino muy pedregoso e incomodo.

Sierra Nevada al fondo

Por la zona de las Pajareras

Por el camino que nos bajaría a los Campos de Hernán Perea, zona de Cañada Mergosa

Era imposible seguir caminando sin dejar de mirar un buen rato los impresionantes campos

Cañada Mergosa

Otra zona de los campos

Mi amigazo Moy disfrutando del entorno!!

Cuerda de la Linde y de fondo Sierra Seca

Ya quedaba muy poco para llegar a Cañada Mergosa

Cortijo Cañada de Huéscar

Tornajo en Cañada Mergosa

Llegando al refugio

Refugio Cañada Mergosa

Hacia el camino del Pino Galapan

¡Seco pino solitario!

Zona de la Pinadilla

Las Canalejas

Cortijo de La Pinadilla

Comederos de la Pinadilla

Interior del cortijo (las puertas estaban abiertas, solo nos asomamos, no llegamos a pasar)

Hacia el refugio de la Paja

Tiná la Pinadilla

De fondo El Mojón

Refugio del Collado La Paja

Collado la Paja, por donde pasaríamos más tarde

Llegando al refugio

Vistas a los Campos de Hernán Perea

Loma de La Paja. Por el  cruzaríamos por completo, hasta su cortijo.

Barranco las Pegueras

En esta foto se ve el Cortijo de Loma La Paja, también un coche con una persona mayor, llamada JOSÉ TOMAS. Son casualidades de la vida el encontrarnos con esta persona. Resulta que ese hombre fue el que vivía en el cortijo y llevaba toda esa gran campiña que lo rodea, la Loma de la Paja y que ahora están labrando, y digo labrando porque según nos contó esta persona, la ultima vez que labraron estos campos fue en 1974, hace 42 años. Fue todo un placer el escuchar a José Tomas contarnos mucha de la historia de esta zona, su vida e incluso la de sus 5 hijos. Se nos caía la baba escuchar su palabras, muchas de ellas acabadas el (L), como muchos serranos hablan jejee. Menudo final de ruta tuvimos. Gracias José Tomas!!

Puente Rambla de Los Cuartos